jueves, 15 de abril de 2010

La demolición.





Fueron días Vejer, de Barbate, de Medina Sidonia, de San Fernando, de sol, arena, cerveza, risa, compañía, canciones, cerveza, arena, sol, guitarra, pescao frito, aire, oración, verde, flores, noches, silencio, soledad, amor, azahar, vacas, astros, arena, libros, mar, cigarros, charla, familia, pescao muy frito, naranjos, miradas, sol, whisky bajo palio, flamenco, paseos, eyaculación, canciones, nazareno, risa, encuentros, tiras de piel, guitarra, palabras, sol, arena, viento….

“Entre todas las fascinaciones del cante, hay una que no es la menor: la que nos dice que nuestra cultura está agrietada, que debemos cambiarla para alcanzar a ser humanos. Que una cultura no tenga como memoria a la raíz, como finalidad a la creación y como mapa de la sociedad el rostro de nuestro vecino, no es una cultura. Es el principio del apocalipsis.” (Félix Grande, “Memoria del flamenco II”).


Antes del crecimiento, la demolición.

Salud!

Carlos.

12 comentarios:

Cuerpos a la deriva dijo...

Para tocar el techo es imprescindible tocar antes el suelo.
Un beso.

toda cultura dijo...

a ver qué os parece cómo
se lo hace/n este cantautor/es

http://www.youtube.com/watch?v=o1LgT5b0OGU

http://www.youtube.com/watch?v=WyM8x_MCakI

Anónimo dijo...

que bueno saber de ti!!

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=z7u9dxhGTIM

Céfiro dijo...

Demolición y crecimiento. Echarse abajo y reinventarse. Levantarse desnudo y mirar alrededor. Hacerse con esto y con lo otro uno diferente. Una amalgama de partículas, sensaciones y pensamientos unidos.

Anónimo dijo...

' segundo movimiento -

Esther dijo...

Impúlsate en el suelo y saltarás al cielo.

Salud y sol por las mañanas.
Un abrazo :)

Anónimo dijo...

http://www.tiendabruce.com/portadas/chica%20chocolate%20gr.gif

TREN A LA DERIVA dijo...

Cuánto sin saberte... Espero que tras mi demolición, llegue a la estación del mar abierta, y pueda encontrar lo que dejé en la trinchera.
Beso

TREN A LA DERIVA dijo...

Cuánto sin saberte... Espero que tras mi demolición, llegue a la estación del mar abierta, y pueda encontrar lo que dejé en la trinchera.
Beso

Marian dijo...

Antes del crecimiento, la demolición.

Eso siempre, claro.

Besos

(Cuántas cosas pendientes, Carlos!)

Maria Coca dijo...

Pero qué bien te lo montas!