jueves, 3 de diciembre de 2009

Manuel Vilas

Dentro de la red de basura. Hoy recibo esto. Gracias a quíen lo envió.

Resurrección, Manuel Vilas. XV Premio Jaime Gil de Biedma ( Colección Visor de Poesía, 2005 ).

"Las nutritivas cabezas de las cigalas, restos
de sus sesos viajando desde tus labios con carmín
a la blanca servilleta, amor mío,
dame un beso, amor mío,
no me hagas esperar.

Esas santas luces de Navidad en las ciudades son santos resucitados.

Los árboles con bolas rojas. Los hospitales
y el turno maldito de esta noche.
Los huesos del cordero en el cubo de basura mezclados
con las patas rotas de las cigalas.
Los lavavajillas encendidos, potentes, serenos.
Gente que quedó atrapada esa noche en un ascensor
y nadie vino a rescatarles, y no hicieron el amor,
y era lo único que podían haber hecho de verdad
para que aquella noche
hubiera sido innoblemente inolvidable.

Estarás pensando que sólo soy un hijodeputa, pero no lo soy,
es que te quiero, y voy a darte fuerte por detrás, a ver si araño
la felicidad o la resurrección,
y los huesos del cordero en la basura
mezclados con las botellas vacías,
con limones exprimidos.

El cielo y la tierra, metáforas duras.
El santo humo de las calefacciones
inundando la atmósfera de nuestra celebración de la carne,
el sexo caliente, ese humo del gasoil o del gas
que sube hasta las caras
de los ángeles que vagan por el cielo.

Y la paga de Navidad, cómprale algo a tu chica.
Y tu chica que se va con otros, por fin. Y los otros
que se fueron con otras. Y están follando ahora mismo
encima de la mesa de la cocina, los culos de las mujeres
resplandeciendo como lunas,
mírame a la cara y deja que mire
los dedos de tus pies cuando lo hacemos,
quieres mirar tantas cosas que no atinas con la principal.
Todos se están follando a tu chica, y tu chica te llama al móvil y te lo dice.
Bueno, es una forma de la felicidad, pero creo en Dios, y resucitaré.

Me gusta el vino blanco. Me gustan las medias blancas,
diles que te den fuerte
si es que saben esa panda larga de maricones.

Amor humano, largo y tornadizo.
Amor humano, inexistente y resistente.

Eh, chaval,
la ciudad entera es tuya, está vacía esta noche,
ponte el cuero, mira a ver si te invita una viuda centenaria a ostras
y champán francés,
a cama y flores,
a danza del vientre y lenguas chinas,
anda hazme feliz un poco
necesito mucho amor esta noche."

6 comentarios:

Marian dijo...

Oh, qué bueno... Manuel Vilas.

Por casa tengo "Calor" pero sigue pendiente "Resurrección". Después de esta muestra, lo buscaré.


Besos, Carlos!!

y de fondo podría sonar Mamá Ladilla, por ejemplo ;)

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=b0VtyqPOl3Q

http://www.youtube.com/watch?v=y9LlnLTH87U&feature=related

bea dijo...

Muy bueno. Aunque quizas un poco triste entender, sentirse tocao por la lirica urbana, ser un poco de eso.

El Nictálope dijo...

Apocalípsis urbana.

Siempre, siempre el motivo es la huída o la compañía de la soledad.

Gracias por compartir estos versos. Son hermosos Carlos.

Un saludo :)

Anónimo dijo...

te amo, le dije a la soledad, y ella se burlo de mi...

Céfiro dijo...

Manuel Vilas es un innovador, un loco lindo con muchas cosas que contar. Su poemario "Calor" es una pasada y su nueva novela "Aire nuestro" la tengo pendiente pero huele que alimenta.