miércoles, 23 de julio de 2008

El lugar y la palabra

En el murmuro del río digital, dejo caer perezosamente las cenizas por entre el teclado. Mientras el pueblo saharaui, reivindica, el pecado a través del cual fueron olvidados, y se resiente el mundo en su nomadismo intrínseco, en su vuelo radical.

La noche tiene todos los componentes de la noche enmohecida, ya vivida mil noches, flaco de ninfas, añorada de sales, calurosa, solitaria, planetaria, de amanecer tardío, de sobremesa eterna sobre la mesa indispuesta de las percepciones, sustento de toda obra, aliento de toda entrega del ser, que es entrega a vivir.
El mecanismo ciego sólo se abre a la estupidez de la conciencia, cuando le resulta inevitable dejar su autogobierno (jerárquico, solidario, sólo significativo en virtud de la comunidad), esto es, en su ausencia. Cualquier cosa implosiona necesariamente en su ausencia, (la presencia sólo supone u ornamenta una cierta normalidad), y es por eso que es Dios, ese gran ausente, la misma ausencia (presente por tanto) que refleja la sonrisa de la Gioconda, reflejo en el imaginario colectivo de proyección espiritual, o la de mi abuela, hecha de leche, pucheros, sardinas y dolores de ‘almadraba’.

En la política se ve claramente como es el lugar y no el sujeto quién determina el discurso. El lugar lo ocupa la palabra, su “gesto” es a lo sumo corresponsable, a juzgar por la incontestable realidad de los cambios observados en/por personas lúcidas e inteligentes respecto a los más insospechados temas, por el simple motivo de que ocupen una u otra posición en la exposición in-significante de su discurso.
(Continuará...... o no).

7 comentarios:

illeR dijo...

A mi es que en el caso de los politicos me da exactamente igual su discurso, ya que casi doy por hecho que este sera falso. En el caso de los politicos no necesito palabras, necesito hechos...

Lolita Bosch dijo...

me quedo flipada contigo.....existe un libro llamado el cerebro femenino el cual explica muchas de las cosas que pones en tus pensamientos......interesante. besos. espero volver a verte cantar faro del paraiso cañailla

Anónimo dijo...

Palabras familiares que no pierden vigencia. Murmuros brillantes, siempre.

berenice dijo...

la política es..
no lo se!
simplemente no me agrada.. es.. es mucho rollo!
más siempre hay que estar enterados..

aneah dijo...

La política deja de ser política cuando llega al poder...diferentes ideales con una misma meta.
Todas las utopías, toda la "democracia", toda presencia de conciencia...todo desaparece ante un puñao de votos.

XiViRiFlÁuTiC dijo...

Carlos, tarda poco en sacar el disco por favor! Se te necesita. A ver cuando pasas por murcia!!! Un abrazo

XiViRiFlÁuTiC dijo...

Carlos, tarda poco en sacar el disco por favor! Se te necesita. A ver cuando pasas por murcia!!! Un abrazo