domingo, 9 de marzo de 2008

El combate

(Foto: Logo de MCRC).
Texto de Antonio García Trevijano.

Los medios de comunicación llaman impropiamente debate a la pugna entre dos aspirantes a monopolizar, votación mediante, todos los poderes del Estado. Ambos pactaron las reglas de su espectáculo, para que fuera imposible introducir, en una pura contienda de sentimientos, cualquier asomo de argumento demostrativo o refutador de algo pragmático o idealista. Ambos respetaron escrupulosamente el pacto de renunciar a la razón y, sin necesidad de esforzarse, también a la inteligencia. Ambos pudieron acreditar así su eficiencia emotiva para impedir el paso de lo contradictorio a lo explicable, de lo iluso a lo real, de lo imaginario a lo empírico, de lo sensible a lo inteligible.

En ausencia de libertad de pensamiento, y sin estar educados por la libertad política, es lo que se podía esperar de unos jefes de partidos estatales, maestros del juego político oligárquico y aprendices ignaros en todo lo que requiere estudio, conocimiento, experiencia, meditación y previsión, como en economía, docencia, inmigración, autonomías, terrorismo, delincuencia. El vocabulario los delataba. Ni una sola referencia a la necesidad de libertad y de verdad, ni una sola expresión gramatical completa que pudiera ser considerada verdadera o falsa. Se llamaban mutuamente mentirosos ¡de intenciones!, salvo en la negociación con ETA o la guerra de Irak, donde la mentira era patente para millones de espectadores.

No podía haber controversia, sino pura contradicción, en dos arengas repetitivas de opiniones no versadas. El diálogo entre datos iguales, pero enfrentados sin logos, era logomaquia; y cuestionar sin responder, galimatías.

Educados en el lenguaje de la propaganda mediática y en la admiración de los deportes agonísticos, los espectadores confunden la oratoria con la frase enfática, y el debate, con el combate. Sin conocer la belleza del discurso de la libertad, ni la hermosura de la disputa de la verdad, lo único que podían apreciar y valorar era la contundencia de los golpes verbales, de las frases hechas, del insulto directo que, sin mediar humor o ironía, dejaran en la pantalla la imagen gestual de un ganador y un perdedor. Como en partidos de competición sin árbitro, en este combate sin fuero cada partidario y medio partidista pueden atribuirse la victoria.

Florilegio.
"El lenguaje emotivo no separa la forma del contenido y, a diferencia del cognoscitivo, es irreversiblemente indiferente a la verdad o falsedad de la locución. La más baja de sus especies gramaticales, el lenguaje de partido, no tiene más semántica que la impuesta por su necesidad de demagogia."
Texto: Antonio García Trevijano. Editorial del Diario español República Constitucional, año 1, nº 0.31.

11 comentarios:

Rik rik dijo...

Pues que decir, totalmente identificado en tu opinión, lástima que mucha gente solo lo viera como una diversión más programada en televisión.

Un Saludo.

illeR dijo...

Lo que yo pienso lo dibujo el genial Eneko aqui

http://blogs.20minutos.es/eneko/post/2008/02/27/el-debate

Anónimo dijo...

Entre todos hemos conseguido que se genere ese "bipartidismo" en fin..

romni dijo...

ring bipolar. nunca fue diálogo, solo un show más, con la política y dos corbatas con "señores" dentro, como excusas. cae por K.O y según las audiencias, el pueblo, que nos malnutrimos habitualmente por culpa del tedio.

Alba dijo...

Totalmente de acuerdo...
Según lo poco que sé sobre psicologia del pensamiento, no podemos analizar nada si no se trata de un argumento, de un razonamiento, de razones... y hoy en dia nos vemos inmersos en una conversación de idiotas, rodeados de opiniones, descalificaciones y demás demagogia...pero no hay ideas ni nada nuevo.
Nos faltan verdades y pensamiento.
Es triste...

Anónimo dijo...

Nos estancamos en el conformismo y tiramos las ideologias a la basura, junto con la esperanza...


la democracia somos nosotros, no los gobernantes, pero la gente aun no se ha dado cuenta.


un saludo!

Saru dijo...

No estoy de acuerdo, a mí no me queda tan claro que hubiera un pacto en cuanto a la "coreografía" de la discusión; además, me resisto a creer, como lo hacen los sabihondos desde un lenguaje ultraespecializado, que los ciudadanos somos tontos e incultos, no es así, cuando nos explican "las cosas" correctamente las comprendemos, de verdad.

Sin ánimo de ofender, los dos debates me perecieron lamentables, sí, pero porque, como le ocurre al autor del texto, los candidatos son "incapaces" de hablar con rigor (jurídico y económico en este caso) desde un lenguaje sencillo y comprensible para el común de los mortales.

Un saludo

Tami dijo...

Totalmente de acuerdo. Tal vez el llamado "voto útil" haya provocado la acentuación del bipartidismo. O quizás es que en realidad la sociedad ya no es capaz de pensar por si misma y se deja guiar como rebaño de ovejas por el pastor que más pasto le ofrezca.
Los medios de comunicación parecen coger las riendas de nuestros ideales y manejarlos a su gusto. Y lo que les conviene es que decidamos entre dos. Sólamente dos.
Nos venden promesas como mensajes de humo, que, como tal, se perderán en el aire.
"Mucho ruído y pocas nueces", no?

Estoy acojonada, con perdón, con la dirección que está tomando la sociedad últimamente. Y claro, si piensas diferente, te machacan.

Pues que me machaquen.


(Siento el royo... esque estoy bastante cabreada con todo esto de las elecciones y tal, jaajja)

Un abrazo maestro

Margalida dijo...

En ambos debates se ha mostrado una imagen lamentable del momento político que estamos pasando. Se han limitado a soltar discursos que, seguramente, ni ellos han escrito. Sin decir absolutamente nada, por supuesto.
Y, lo que tú dices, no han mencionado para nada la palabra libertad, coartada últimamente, sobre todo si hablamos de la libertad de expresión.

Me pone realmente triste pensar que cada vez nos preocupamos menos por la realidad, tanto social como política, que estamos viviendo.


Un placer leerte Carlos.

Un abrazo fuerte

republica dijo...

Es un placer poder leer tu blog, sobre todo para saber un poquito más de ti, de tus opiniones y tus pensamientos...
Estuve en el concierto de ayer en Clamores y, una vez más, genial!
Quería darle las gracias en particular a tu hermano (el parecido físico no dejaba lugar a dudas) por su manera de animar el "cotarro". (y si no era tu hermano, gracias de todas formas al chico de barba sentado casi junto al escenario)

Saludos ;)

Anónimo dijo...

Hola, soy de México, estoy viviendo con mi novia en Galicia y fue por ella que conocí tu música, aunque he escuchado pocas canciones, me han gustado bastante. En mayo hice un cuadro para una exposición en Guadalajara Jalisco, inspirado en una canción tuya, donde hablas de que te fumas tus mañanas y la herida en el costado. http://todolodemasquenoves.blogspot.com/2007/06/herida-en-el-costado.html Te paso el vinculo para que lo veas. Ya no está en mis manos, lo vendí pero había pensado en regalártelo. Así que por lo menos te lo mando virtualmente. Saludos y gracias por tus canciones.

Augusto Metztli