miércoles, 22 de junio de 2011

Música, conciertos, transporte público, y eclipse cruzando el país.













Guitarra española y mochila (que según el operario del aeropuerto pesa un kilo más de lo permitido por la clase de mi billete) de 12 kilos.
Salgo de Cádiz en tren hacia Madrid, por el camino y por la inercia por la que el flamenco fue vertebrando el arte desde 'los puertos' hacia el interior geográfico. En la estación no hay autocheckin ni manera de que el trabajador de renfe pueda sacar mi billete (a través de un localizador que desde una triangulación en órbita me llegó al teléfono). Me lo dará el interventor del tren con una PDA??. El interventor no tiene PDA y casi no medeja subir. Llama a su colega de Jerez, a ver si al paso del tren y cambio de un par de botellas de alcohol del catering del tren, él puede imprimir mi billete. Mi billete nunca se imprime y el tren llega a Madrid. La última parte del viaje la hago pegado a la ventana derecha esperando al eclipse lunar que finalmente aparece y cuyo final veo ya en Madrid.
Unas horas, y de madrugada, avión hacia A Coruña. Por una misteriosa razón paso sin tarjeta de embarque a la zona de embarque, (después de sacar en el control todos los cables y pedalitos y chorradas clásicas de una guitarra), y una vez allí me dicen que mi billete está cancelado. Joder con la técnica moderna y los billetes......., se arregla. Amanezco en al aire, lo cual además de inhabitual es bello.
Llego pronto a un hotel de la mano de un revolucionario panameño nacido en algún lugar, criado entre Madrid y Galicia y que dará que hablar. Duermo y como. Y paseo y algunas cosas más. Esa noche toqué en LeClub. John Mayall tocó esa noche en Coruña.
La estancia en Coruña no habría sido igual sin Álvaro, Zalo o Cesar de Centi (gracias) que me llevó un guitarrón acústico para mi deleite (Xurxo).
La noche acabó cerca del mar, en un garito moderno y hortera, postureo.
Riazor me trae recuerdos de idas y venidas de antaño, de muchos tipos, como las olas que enseña y guarda.
La mañana es mojada y larga. Paseos cerca de la estación de autobuses, y de por allí es la ensalada fijada más arriba. De las manos de una rubia amable y repetitiva. Espera en tiempo convexo. Ese día leo cinco periódicos y a S. Zweig.
La banda sonora que me acompaña son algunos cantes de Morente, Aurelio Sellés, Pepe Marchena, Manuel Vallejo, Tomás Pavón y Fernanda de Utrera.
4 horas de autobus hasta Oviedo. Prueba rápida y a tocar. Esa noche toqué en "Nunca Jamás". Gracias a Olga, Fon y los colegas que me bien trataran hasta mi marcha. Me trajeron otro guitarrón, creo que de P. Moro., gracias. John Mayall tocó esa noche en Oviedo.
Se puede rechazar un tanga desde el olor como residencia del ser.
Vuelo hacia Madrid. La guitarra no puede subir, ha de pagar un billete de pasajero. Le pregunté a la guitarra y entre los dos convencimos a la 'chica' de que no era un persona.
El avión se demoró casi 40 minutos y la maleta (obligada a facturar) tardó casi 45 minutos más que yo en llegar a la terminal (sala 6 concretamente). Por todo esto perdí el AVE a Sevilla a pesar de que casi me mato en la M30 con David al volante.
No había otro tren hasta las 20:00 horas. Llegaría a las 22:30 y tenía que tocar a las 22:00. Toqué cuando llegué, en una azotea sevillana, en la que se estaba en la gloria, y se debiera repetir en todas las azoteas del país.

Disfruté, espero que algunos de ustedes también.

El día antes y la mañana después del viaje vi a ese caballo camino de Mangueta.
Salud!!

P.D. El sábado en Madrid y el domingo en Ciudad Real.

10 comentarios:

Céfiro dijo...

lunas, caballos, guitarras, tangas y billetes de tren, de avión para cantar y evocar, para respirar...

Anónimo dijo...

cierto que fue un gran, gran concierto, las gracias maestro
y nuestro agradecimiento
http://www.youtube.com/watch?v=hsKwpdo3RRY&feature=related

Anónimo dijo...

felicidades colega http://www.youtube.com/watch?v=qnO3dKuxJ7M

Lucía dijo...

ei!! cinéfilos
http://www.cinetux.org/2011/06/ver-pelicula-confucio-online-gratis.html
opción 2

illeR dijo...

He visto los videos del concierto en la azotea, fue precioso, quien hubiera podido estar..

Salomón dijo...

A punto de salir en un viaje que me lleva a Vigo esta noche, jueves a Avilés, viernes Madrid y sábado Almería... Te leo y siento una mezcla de recuerdos y empatía.

Deseando verte de nuevo en directo. Un abrazo!

krikri dijo...

Precioso camino a la playa natural y habitantes que suenan o miran sin más, sin menos. Y dunas, faros, el mar se asoma en espumas, el viento.. noches de luna que esconde su voz entre los humedales, caños de agua..
Creo que volveré

Anónimo dijo...

http://www.elmundo.es/elmundo/2011/06/30/ciencia/1309432949.html

Las eternas recayentes. dijo...

No hay de qué quejarse. Tienes días bastante bonitos.

Anónimo dijo...

Yo estuve en el concierto, y estuvo genial, me quede con ganas de más. a ver si se repite!