viernes, 26 de noviembre de 2010

La edad del grafeno

El futuro es ese material infinitamente más plano, el más resistente del mundo, compuesto por átomos de carbono empaquetados en una red cristalina en forma de panal de abeja.

Autor: Antonio Manuel. Fuente: www.eldiariodecordoba.es

Si pudiéramos condensar la vida del universo en la de un ser humano, toda la historia de la Humanidad cabría en su primer hálito o en su último estertor. Somos la miserable porción infinitesimal de un instante. Aceptémoslo. Estaremos muertos toda la eternidad. Nadie se lleva nada. Todo se queda en la vida. Eso explica por qué la historia de la Humanidad es una tragedia sobre el culto al presente y el desprecio a la memoria y al porvenir. Una fosa común de culturas. Un palimpsesto de civilizaciones. Muertas y vivas. De entre todas ellas, sólo una ha alcanzado rango planetario: la primera globalización. El modelo capitalista de crecimiento infinito a costa de la desigualdad social, la homogenización cultural y la depredación ecológica. Y agoniza.

Suelo escribir junto al atril que utilicé durante la carrera. Lo coloco a mi izquierda. Su ubicación me orienta las ideas. Su presencia me recuerda permanentemente la necesidad vital de aprender. Sobre sus aspas, la copia de un inédito infantiano como un faro en mitad de la tormenta: unidad de tiempo y espacio. Una más de sus afirmaciones incomprendidas en España y vanguardistas en el extranjero. Como Blas Infante, Arnold J. Toynbee dedicó su vida intelectual a proporcionar una visión integradora de la historia de la Humanidad, a partir de las civilizaciones y no de los Estados-Nación. A su juicio, la historia no es más que la sucesión cíclica de éxitos y fracasos de las culturas ante los desafíos que ponen en riesgo su existencia. Superarlos creativamente, aportando nuevas soluciones a viejos problemas, genera una civilización. A medida que crece, la sociedad se hace más espiritual, compleja y diversa. Por el contrario, cuando no las encuentra, la sociedad automatiza las soluciones viejas, se vuelve más materialista, simple y uniforme, colapsándose hasta la desintegración.

No debe ser casualidad que la Historia con mayúsculas comience con la escritura en papel. La prehistoria está hecha de piedra y metales. Y me temo que volvemos hacia allí. A las edades del carbón, el petróleo, el silicio y ahora del grafeno. Porque la evolución tecnológica es inversamente proporcional a la involución ética que trae consigo. La televisión, los móviles y las redes sociales confirman el imperio de la imagen, la oralidad y los mensajes breves, en detrimento de la reflexión escrita. Y mucho menos en papel. El futuro es ese material infinitamente más plano, el más resistente del mundo, compuesto por átomos de carbono empaquetados en una red cristalina en forma de panal de abeja. La metáfora de esta postmodernidad acelerada que presagia el final de la primera era globalizadora. Antes, el consumismo globalizado necesitaba buscar las semejanzas entre los diferentes para vender los mismos productos a cualquiera: Todos somos nosotros. Ahora, el sistema busca las diferencias entre los semejantes para excluirlos de los privilegios nacionales: Nosotros no somos todos. Como los átomos del grafeno. Todos iguales. Todos pegados. Y de esta manera resistir excluyendo. Hasta la desintegración. O la esperanza. Aunque dure un suspiro.

Por Antonio Manuel.

21 comentarios:

Patripilia dijo...

Nos llevaremos los momentos, que a buen recaudo guardamos en el corazón y reviviremos cada vez que echemos la mirada atrás al recordar...
Biko

Herzeleid dijo...

Qué buena reflexión.Totalmente de acuerdo con Antonio. Estamos degenerando de excesiva evolución.


Un saludo, Carlos, con mucha admiración!

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=2NNJIC4nXQM

arte en estado original. Carlos Chaouen -Este Querer.

Quisieron ver en el gesto toda la expresión y Se estremecieron en la soledad o la multiplicidad de sus células.

La edad del grafeno es una mierda, la corrupción de la naturaleza humana, el miedo extenso.

krikri dijo...

¿Seremos capaces de más?

Valor frente a la confusión, otra mirada, lucidez... y llegar además a la comunicación real, a la experiencia del encuentro.
Pero, ¿seremos capaces de entendernos? Nuestra frágil vida mortal está en juego, inmersa en otras corrientes como la mariposa, breve como la flor...
Ah, la esperanza!

(Este Querer, precioso tema de Carlos Chaouen! gracias por compartirlo, lo volvemos a disfrutar, aunque no reemplaza la vivencia del concierto, nos alegra que se haya puesto en la red)

Anónimo dijo...

Somos capaces de más
si cesamos en nuestro empeño de pemanecer inertes.
y creemos en que una flor seca ha vuelto a respirar

http://www.youtube.com/watch?v=8SqBmrjARAo

-Amor vertical, epítome de una belleza. Se echan de menos más videos que recreen la noche amoratada.

Escríbete una crónica del concierto krikri!!

Un saludo, frágil, como el vuelo de una mariposa.

Jmontiel dijo...

magnífico concierto el de ayer Carlos...

J. G. dijo...

reflexionas o intento que lo hagamos los otros, me gustó

krikri dijo...

Será un placer, mariposa anónima
déjame recordar... ¿y tú?

Anónimo dijo...

yo no recuerdo nada
o recuerdo demasiado
haz un esfuerzo de memoria por mí

krikri, es el sonido de un grillo?

antes de la sed

Carlos Chaouen y Joaquín Calderón, expansionándonos, todo el rato
y nosotros, agradecidos o algo más...!

http://www.youtube.com/watch?v=9GwvviC3D64 MUERTE SÚBITA, Joaquín Calderón.

krikri dijo...

La sed sabe del agua, y la memoria
Plural, fluvial, infinitesimal... sonidos/abstracciones
Te complaceré o lo intento pero, anónimo ¿a qué suena?
esos conciertos debieron estar muy bien, si yo pudiera llegar allí estaría
Saludos!

Anónimo dijo...

Agua que te sane las heridas..
Anónimo suena a manantial
Sólo podemos estar donde llegamos

espero mi complacencia

a esos conciertos lo mejor sería llegar.

saludos krikri!!
nos vemos por aquí

krikri dijo...

Gracias por tus palabras
Un abrazo!!
Nos seguimos viendo...

krikri dijo...

Ah, en el Foro he dejado los recuerdos que se han dejado llevar a palabras del gran concierto que ofreció en Clamores nuestro querido Carlos Chaouen, con cariño...

Hasta pronto!

Anónimo dijo...

bonita crónica krikri poeta!
merci!
y Carlos Chaouen...nos mece en un vaivén.

se me dibuja luminosa la noche de ese concierto, dulce susurro al universo, desde tus palabras. krikri poeta vamos a escribir más, y más versos, en agradecimiento y por pulsión.


a mí se me antoja una canción suya que canta a la voz de la luna llena, no sé si nos referimos a la misma canción, pero sí compartimos esa sensación de que no se olvide.

cuídate la noche
y hasta pronto!!

krikri dijo...

Si, es la misma canción.
Chaouen podría dejar su letra por aquí ¿?
Un saludo, desde la noche, que estrena luna...

Anónimo dijo...

"nadie sabe cual es la voz con que mira la luuuna llena..." es esa canción?? yo me la sé, viene de un poco más lejos, creo,
o quizás es otra canción

krikri dijo...

No sé, así sin la música..., aunque creo que sí. Podrías escribirla?
Thanks!

krikri dijo...

Dulce canción manantial
al universo y su luna
espero... en susurros
¿querrás complacerme?
Saludos!

Anónimo dijo...

luna y sol
iller te dejó la posible canción en el foro... como te digo, viene de lejos...
igual, es ... una canción acojonante, vamos hermosa,

a complacerse uno mismo y entre todos!

cuídate krikri,
espero verte !

krikri dijo...

¡Bellísima canción!

Gran canción, atemporal,
a lo infinito se va y se viene...

Para mí y mis oídos,
nuevo pájaro en vuelo,
canto libre que deja
en asombro al mismo viento,
bestialmente sensible,
desgarradoramente suave

Aún sigo escuchando,
gracias a la generosidad vuestra, aún sigo los tesoros que encierra,
a flor de piel
siempre en deuda... un abrazo!

Anónimo dijo...

siempre en deuda, dices bien

esa canción....

es algo desorbitado
yo la escuché un largo tiempo después de descubrirla (en directo debe ser... una destilación, un querer vertirse ya y por siempre). Tiempo que se convierte, sin que tú lo notes, en espacio, igual que el cuerpo.

bestial bestiario de palabras!