jueves, 3 de enero de 2008

El sonido. Consecuencia o causa.

( Foto: Armónicos del mantra Aum, según Hans Jenny, tomado de http://elsitiodeltopo.com.ar/psycho.htm).

Todo lo que oímos es vibración. Los humanos fisiológicamente reconocemos como sonidos (1) las vibraciones que oscilan en una frecuencia comprendida entre 16 y 20000 hercios aproximadamente.
Todas las partículas del Universo vibran, por lo que son sonido. Los estados que presenta la materia son resultado de su vibración a determinada frecuencia.
Una forma de medición del movimiento periódico de vibración de la Tierra, o, si se quiere, el latido de su corazón, es la llamada Resonancia Schumann, (....) Por años, esta vibración se estableció en 7,8 ciclos por segundo (hertzios o Hertz)”, Juan María Solare, (2).
Según la física, dos frecuencias iguales se anulan, y si todo el Universo es materia vibrando, las frecuencias más altas tendrán gran influencia sobre la materia. Cerca de Barajas (Madrid) por ejemplo, hay que personas que lo demuestran con los muros de sus casas.

Los emperadores fueron impresionados con la arena que mostraba patrones diversos (y bellísimos) ante el ruido provocado al pasar un arco de violín por el borde del recipiente que la contenía.

La historia cuenta que durante el sitio de Jericó, los sacerdotes emitieron un fuerte sonido con una especie de trompetas, lo cual ocasionó que los muros de la ciudad se derrumbaron. Evidentemente, los sacerdotes debieron conocer la frecuencia a la que vibraban las moléculas de los muros y crearon un sonido de una frecuencia idéntica. Esto es similar al ejercicio de romper copas de cristal por medio de la voz.” (3).

Según el Génesis, Dios utiliza el poder del sonido para crear el Universo.

Según el Big Ban, una gran explosión fue el origen del Universo.

Según la tradición hindú, al principio fue Brahma y el mantra sonido OM el medio de creación del Universo.

En los templos del Apolo Griego se sanaba a través del sonido, del mismo modo que los sacerdotes egipcios usaban los sonidos para equilibrar los centros energéticos. El sufismo también utiliza el sonido de modos variados para el autoconocimiento. Música (Ghiza I-rub, “alimento para el alma”) y baile son usadas para alterar el estado de conciencia.

Los budistas del Tíbet cuentan con que cada cosa tiene su sonido.

El sonido se ha utilizado siempre para alterar el estado de conciencia y como método de sanación.

En las grandes civilizaciones precedentes el estudio del sonido era importante ya que se consideraba una fuerza causal del Universo. Un ejemplo de ello es Pitágoras. Conocido como matemático y filósofo dedicó mucho de su tiempo al estudio del sonido. “Creó su propia escuela en Crotona donde enseñaba los secretos de la elevación de la conciencia y de la sanación por medio de la música. Llamó a su método “medicina musical”.” (3).

Hans Jenny es un físico que plantea posibilidades no muy debatidas públicamente, (http://elsitiodeltopo.com.ar/psycho.htm), como las expuestas por Christan Hummel (http://www.earthtransitions.com/content/spanish/interview.html), quien hasta nos va a limpiar las ciudades con determinadas frecuencias armonizadoras. Las fotos 'de sonidos' de Alexander Lauterwasser son al menos un argumento para la reflexión sobre la ilusión sinestésica de la unidad esencial, hasta llegar a aquellos fractales de Mandelbrot, (en la foto dos post anteriores).

La musicoterapia, denostada en algunos círculos académicos, tiene sus aplicaciones psicológicas beneficiosas, demostradas sobre todo en la llamada psicología ‘de la normalidad’. La atomización del sujeto expresada en la serie DSM, y refrendadas en el estudio y teoría de los subprocesos, hacen inviable el acercamiento global que el asunto requiere.

El artista Marcus Woxneryd y el médico Francis Weld han recibido un dineral procedente del premio Sciart del Welcome Truth para estudiar los sonidos del cuerpo. http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/science/newsid_4561000/4561890.stm

La automedicación musical como modo de mejorarse el estado anímico es una de las prácticas terapéuticas más aplicadas, aunque sea de modo ‘naif’.

Los submarinos visualizan en sus radares los patrones que devuelven los ultrasonidos. Las ecografías médicas visualizan los patrones que devuelven los sonidos. Algunos cálculos renales, entre otras cosas, se eliminan dirigiéndoles sonidos.....

La teoría de las ‘
supercuerdas’ que trata de aunar la relatividad general con la física cuántica de partículas, propone que toda la realidad es cuerdas vibrando en resonancia a una frecuencia determinada.

Craigh Hogan y Matt DePies proponen escuchar el sonido de las supercuerdas, como si de un contrabajo de la orquesta sideral se tratara. “Los científicos apoyan un proyecto de la agencia espacial de Estados Unidos (NASA) que desarrolla un observatorio orbital llamado "antena espacial de interferómetro por láser", que podría dar las primeras mediciones de ondas gravitatorias de frecuencia muy baja”.

¿Cuál es tu frecuencia esencial de emisión?

--------------------------------------------------------------------------------

1. El sonido. Por Leopoldo de la Fuente Silva. http://www.monografias.com/trabajos5/elso/elso.shtml
2. LA TIERRA SUENA. Por Juan María Solare, en
http://www.tallersonoro.com/espaciosonoro/07/Articulo1.htm
3. El Sonido, la fuerza creativa del universo, Por Walter Javier Velásquez y Jesús Maria Rodríguez .14-mayo-2007.
http://www.soisdioses.com/musica/sonido_fuerza_creativa.html

10 comentarios:

Anónimo dijo...

La mejor frecuencia esencial de emisión es la palabra, que funciona como un radar, te llega y tu devuelves emociones.

Un saludo

David.

Marinero en Marte dijo...

el sonido es la consecuencia. desde un punto de vista fisico. es la consecuencia de un movimiento ondulatorio de vibración.

la música es la causa. desde un punto de vista sentimental. es la causa de muchas de las mejores cosas que nos ocurren en el día a día. y entonce pienso en tus canciones....

aida dijo...

esencia.

aida dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rik rik dijo...

Un post interesantísimo la verdad, igual que el anterior, se agradece leer cosas así en los blogs.

Sigue así Carlos, un placer leerte ahora tan a menudo, un abrazo!

Salomón dijo...

Hola Carlos,

Pues yo no sabría decirte cual es mi frecuencia de emisión, la verdad.

Lo que sí tengo claro es que debería ir a verte en directo con mayor frecuencia, que de un tiempo a esta parte me muevo más por otro tipo de espectáculos.

Un abrazo!

Romni dijo...

hola!! estoy contigo, la física cuántica va a darnos muy buen resultado para todo lo psicosomático. De tus temas, "Déjalo fuera", por sus letras / sonido me vino guay. Por cierto, parece que el arpa, es uno de los instrumentos que por su amplia gama de frecuencias hace vibrar el cuerpo entero. Un beso sónico!

martamendezlocuciones@hotmail.com dijo...

Yo acostumbro a dejarme llevar por mis pulsiones y mis latidos preferentemente...

Besos que siguen latiendo al compás de tu música.

Marta M.

cantodelescualo dijo...

Por fin me reconozco..me alegro estés en este punto de lecturas Carlos. El sondio antes que la materia? a mi me pasa..que primero oigo..luego miro de donde proviene..y cuando lo tengo localizado..escucho..
¿Oiste hablar del canto de tuva, mongolia?
Gracias por la dedicatoria en 3cantos para ella. A pesar de estar resfriado, resonaste con un caracter humilde, como bien es en ti.

isabeluka dijo...

Desde el principio Música y Universo se unieron. Antonio Vega es también un gran amado de la Física, la mayoría de los filósofos griegos estaban estrechamente relacionados con la armonía. El Universo y la Música forman una realidad conjunta, puesto que la armonía que se encuentra en los formalismos Clásico y Cuántico son como los de un acorde, con tintes mayores y menores, con sèptimas y semitonos, con silencios pausados...

Viva la Física y la Música.